martes

un lugar



Que haré con tu locura niño-pez
y con el vestido que me estorba en el silencio.

Qué estatuas de sal
dibujará el viento sobre el agua.

Carne de mí que voy dejando.
Alimento de peces han sido mis cabellos. 

He descendido a lo azul 
con un puñado de pájaros
que trinando se despluman de visiones. 

Qué haré contigo niño-pez
que de cantar no dejas
adentro de este mar que son mis ojos. 

R.M.R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

bien aquí o en el más allá
sos alma de diamante