miércoles

El síndrome de Down y su Impacto familiar


por Paula Oyarzún (Chile)





Nadie está preparado para recibir la noticia del nacimiento de una persona con discapacidad, y el que diga lo contrario que tire la primera piedra.

El nacimiento de un hijo con síndrome de Down implica un impacto en lo más profundo del “YO” de los padres, que los remueve y muchas veces hasta los paraliza por un tiempo.

La sorpresa ante algo tan inesperado, como es el nacimiento de un hijo con síndrome de Down genera cambios sustanciales en la vida familiar, que trasciende más allá de la familia nuclear. Percibir preocupación y apoyo por parte de la familia de origen es fundamental y positivo para el afrontamiento de la situación y el futuro desarrollo de la persona con síndrome de Down.

Sabemos que la familia es un espacio relacional donde sus miembros interactúan entre sí, se consideran roles, jerarquías, funciones y principalmente es donde el niño con síndrome de Down se va a desarrollar durante su ciclo vital.

Los padres con hijos con síndrome de Down suelen incorporar nuevas rutinas que están orientadas a atender el tratamiento de la persona con síndrome de Down, lo que implica invertir mayor tiempo, dedicación y dinero en este hijo, afectando así la dinámica cotidiana familiar, la cual va a requerir inevitablemente un proceso de adaptación constante, es por eso que todos sus miembros, tienen que ser capaces de mantener la continuidad de la familia, por un lado y de conseguir el crecimiento, de todos sus miembros por otro.

A menudo pueden surgir problemas como falta de comunicación con la pareja, adicionalmente afloran sentimientos de pena, angustia, impotencia, cansancio, tristeza, pero también surge una reformulación de la idea de sí mismo la cual está ligada estrechamente a la identidad, logrando formar una percepción de nosotros mismos de mayor fortaleza para enfrentar situaciones inesperadas , nace una mayor capacidad de enternecerse con las cosas y desarrollar afectos incondicionales hacia los otros, acrecentando la capacidad empática y estableciendo mayores vínculos.

Paula Oyarzún S.
Psicóloga Clínica.
Magíster en Terapia familiar.
Paula.oyarzun@vtr.net

Tomado de:

http://www.down21.org/web

No hay comentarios:

Publicar un comentario

bien aquí o en el más allá
sos alma de diamante