jueves

11 meses



Cora

Aquí van las hojas, como nadando en la miel
como abejas secas, aquí van,
anunciando los vientos por llegar
los grises del día,
las noches perpetuas 
las vidas pequeñas no quieren mirar.

Allí meditaba el universo impreciso
todo lo exacto de tu génesis,
ese otoño sería profeta y profecía,
luz escondiendo vientres,
vientre mudando en aguafuentes.
La espera interminable entre dios
y su creaciones rebeldes.

Al final de la primavera, 
y antes del solsticio se te dió por llover
como fresca de madrugada,
como gota entre los tallos,
casi invisible y latiendo vidas
declaraste (sin voz, pero a los gritos)
que el mundo cambiaría.

Se robaron los días,
se ocultaron las noches
pero nacemos siendo nosotros,
y aunque nos pongan mascaras de sal
nunca habremos de renunciar
a lo que por dentro nos corre.

Cada uno aprende
lo que por saber le falta
y casi siempre se jacta
de lo que por sabido le sobra.
Cada uno es un punto infinito
que respira preguntas
y exhala siempre, en todos los sentidos,
todos los posibles destinos.

Soy entonces libre de conocerme
de mirar mis constelaciones
de contemplar mi corazón
tanto tiempo como quiera mi pupila,
de llorar por las cosas más simples
o de reírme cómplice en tu silencio,
creando universos de arena mojada...

... mientras tus manos y las mías
juegan a  enredarse, a ilimitarse, 
a quererse ,en la tarde soleada.


Rodrigo Garraza

2 comentarios:

  1. Y llegó el verano, la risa implacable, la lucha paciente, el universo girando. Y nadie más que Cora sabrá cual es su camino, su andar y su descanso. Sos absolutamente libre y hermosa pioja linda, desde la luz hasta el ocaso. Y un poco más allá también.

    ResponderEliminar

bien aquí o en el más allá
sos alma de diamante